Residencial El Trapiche, calle principal, Tegucigalpa, Tel. (504)2216- 4048
 

Historia de Ford

El increíble caso Selden

George Baldwin Selden era un abogado nacido en 1846 en Rochester. Conociendo perfectamente todas las argucias legales descubrió que todos los mecanismos que formaban un automóvil ya habían sido patentados, pero nadie había registrado la combinación de todos ellos. Decidió entonces redactar algo que podría denominarse "patente universal" sin describir ningún elemento a fin de no explicar cual era su propósito.

La sutileza consistía en asegurar la validez de la patente hasta el día en que el automóvil fuera construido por otros. En 1895 obtuvo por fin la patente sobre un automóvil supuestamente construido por él en 1877, asegurándole un porcentaje sobre cada automóvil construido en los Estados Unidos por 17 años.

La mayor parte de los constructores debió efectuar esos pagos y algunos debieron cerrar sus puertas lo que condicionó gravemente el desarrollo de la industria automotriz.
Pero en 1903 Henry Ford, quien no estaba dispuesto a pagar los derechos a Selden, inició acciones legales contra él y la sociedad que había fundado, la ALAM (Association of Licensed American Manufacturers). La querella adquirió tal grado que la ALAM amenazó a los posibles compradores de Ford de que junto con un auto comprarían un proceso legal. La disputa se prolongó por ocho años hasta que la Corte de Apelación Judicial tomó cartas en el asunto y exigió la construcción de dos automóviles siguiendo al pie de la letra las indicaciones originales de la patente de Selden para comprobar si el proyecto era realizable. Los autos se construyeron pero los resultados fueron desastrosos.
Finalmente la corte dio la razón a Ford y los constructores dejaron de pagar su tributo archivando definitivamente el nefasto caso Selden.


Muerto el "T", nace el "A"

En 1926 se ingresó en el campo de la aeronáutica con la fabricación en serie de un avión trimotor multipropósito que resultó muy exitoso, mientras tanto en el rubro automovilístico, la competencia se estaba haciendo sentir con la presencia de nuevos modelos que estaban dejando atrás al popular "T". De esta forma en mayo de 1927 se construyó el ultimo Tin Lizzie, el numero 15.007.033, record solo batido por el Volkswagen muchos años después.

El nuevo modelo, producto de serias discusiones entre Edsel y su padre fue presentado el 2 de diciembre de 1927. Para inaugurar una nueva era en Ford, el modelo se denomino "A" y su característica mas sobresaliente era el hecho de haber sido concebido en contra de la opinión de Henry Ford. El "A" no era un vehículo revolucionario sino mas bien un derivado del "T", pero mas refinado, potente y veloz para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. El flamante motor de cuatro cilindros tenia 3.200 cm3 de cilindrada, desarrollaba 40 HP a 2.200 rpm y desarrollaba 102 Kmh de velocidad máxima. Estaba equipado con frenos de comando mecánico en las cuatro ruedas, el sistema eléctrico era por magneto, bobina y batería y la caja de velocidades era convencional de tres marchas. A pesar de su corta vida (4 años), fue muy significativo para Ford, ya que por primera vez la industria automotriz estadounidense producía un vehículo de bajo precio con innovaciones como la carrocería totalmente soldada y con cristales laminados de seguridad. Asimismo, en 1930 se lo equipo con la primera radio en el mundo para autos.


La era de los V8

Si bien el “A” fue un modelo de transición, la aceptación por parte del público fue muy buena a tal punto que 4.813.617 unidades (autos y camiones) fueron producidas en las diferentes fábricas con que contaba Ford en los Estados Unidos. Sin embargo, la competencia representada principalmente por Chevrolet con sus modelos de seis cilindros hacían imperiosa la necesidad de contar con una nueva versión. El 28 de febrero de 1932 finalizó la producción del Ford A y el 9 de marzo del mismo año salió de la línea de montaje el primer Ford V8.

Lamentablemente fue un año de recesión económica. La industria del automóvil en Estados Unidos fabricó solamente 1.135.491 unidades, la mayoría correspondientes a vehículos económicos. El V8 resultó más caro que los modelos anteriores, pero a Ford le corresponde el mérito de haber simplificado la producción al nivel de reducir los costos como ningún otro constructor. Durante su primer año en producción, el V8 estuvo disponible con catorce carrocerías distintas y luego con diversas variaciones de diseños estilísticos se mantuvo como único modelo hasta después de la Segunda Guerra Mundial. En 1939 con la necesidad de contar con una gama de modelos intermedia entre los lujosos Lincoln y los económicos Ford, nació la marca Mercury destinada a competir en el mismo segmento que el Buick de la General Motors.


Problemas familiares

Como consecuencia del ingreso de los Estados Unidos en el conflicto bélico mundial, el 10 de febrero de 1942 se suspendió la producción de vehículos civiles. Durante ese período se fabricaron 278.000 jeeps, 57.000 motores de aviación, 8.600 bombarderos cuatrimotores B24, 7.000 vehículos oruga, además de camiones, vehículos blindados y armas de diverso tipo.

El 26 de mayo de 1943 murió Edsel Bryant Ford a la edad de 49 años. Su hijo Henry II debió abandonar el servicio militar en la marina y ocupar el cargo de vicepresidente de la compañía, mientras que su abuelo con casi 80 años reasumió la presidencia. La situación de la empresa se tornó desesperante por la forma en que el “viejo Henry” tomaba las decisiones, mal asesorado por su influyente consejero, Harry Bennet. Una batalla judicial inició Henry ll para lograr separar a su abuelo de la presidencia, cosa que logró el 21 de septiembre de 1945. Inmediatamente se abocó a la tarea de reorganizar la compañía rodeándose de excelentes colaboradores, entre ellos Ernest R. Breech, ex director de la General Motors, que fue designado vicepresidente, y Robert McNamara nombrado después Secretario de Defensa por el presidente Kennedy.

En 1946 se reemprendió la construcción de vehículos civiles con un nuevo Ford y un nuevo Mercury que se diferenciaban entre sí solamente por algunos detalles menores mientras que sus esquemas mecánicos seguían siendo los mismos de la preguerra.
En la noche del 7 de abril de 1947 Henry Ford murió en su casa de Fair Lane a causa de un derrame cerebral pero la continuidad del imperio estaba asegurada con su nieto.

A partir de 1949, los modelos de la Ford, comprendidos los Lincoln y Mercury adoptaron infinidad de variantes, abandonando la teoría de Henry I del modelo único. El tradicional pero anticuado eje rígido delantero dejó paso a la suspensión independiente y el motor V8 experimentó un incremento de su cilindrada a casi cuatro litros. Todos estos cambios se vieron completados cuando en 1960 se presento la primera transmisión automática denominada Fordomatic que reproducía el esquema de funcionamiento de la conocida Hydramatic de la General Motors.


Ford en Europa

El 8 de marzo de 1911 se fundó la Ford Motor Company Ltd. en Gran Bretaña. Su primera sede fue un pequeño taller de Trafford Park en Manchester donde comenzó el montaje de los Ford “T”, una copia exacta de los producidos en los Estados Unidos con la única diferencia de la ubicación de los mandos de la dirección que en la versión inglesa estaban ubicados a la derecha.

En 1927 juntamente con el cambio de modelo operado en la casa matriz, el “T” fue sustituido por el 'A” mientras se comenzaban los trabajos de construcción de una nueva planta en Dagenham, Essex, que fue inaugurada en 1932 juntamente con la presentación del primer Ford diseñado totalmente en Gran Bretaña: el modelo “Y’. Era un cuatro cilindros de válvulas laterales de 933 cm‘ que desarrollaba una potencia de 21 HP. Además inició la construcción de camiones y tractores.

Contrariamente a lo ocurrido en Inglaterra, en 1925 se fundó en Berlín la Ford Motor Company Aktiengesellschaft pero no para la fabricación sino para la importación de automóviles y tractores de procedencia norteamericana. Recién en 1926 se instaló la primera cadena de montaje de donde el 8 de abril de ese año salió el primer Ford “T” producido en Alemania. En 1927 cesó su producción y comenzó el montaje del “A” hasta que en 1932 con la inauguración de la nueva planta construida en Polonia se suspendió la fabricación del “A” dando paso a un nuevo modelo denominado "B” equipado con motor norteamericano de cuatro cilindros de 3.300 cm3 y el modelo Koln, prácticamente idéntico al “Y’ británico.

En 1939 con la aparición del primer Taunus, la sociedad cambió su denominación por la de Ford Werke A.G.
A partir de la década del ’60 la producción de ambas filiales tendió a unificar sus modelos, construyéndose indistintamente en uno o en otro país en forma simultánea, hecho que continúa hasta nuestro días. Por otra parte en 1934 a raíz de un acuerdo estipulado entre Henry Ford y Emile Mathis (propietario de la fábrica de automóviles homónima), comenzó el montaje de los Ford V8 en Francia. En 1947 la Ford asumió directamente el control de la producción constituyéndose la Ford S.A.F. con sede en Poissy. Su primer modelo propio fue el “Vedette” con carrocería y motor idénticos a los norteamericanos, pero con el tiempo las carrocerías fueron construidas por Facel, hasta que en 1954, la sociedad fue absorbida por la Simca.


La actividad deportiva

Las competencias automovilísticas siempre fueron un gran recurso publicitario para las fábricas de automóviles y Henry Ford II, recordando el éxito obtenido por su abuelo a raíz de sus intervenciones deportivas con el "999”, no quiso desaprovechar esa posibilidad. Luego de un intento frustrado de comprar Ferrari, dispuso la fundación en Gran Bretaña de la Ford Advanced Vehicles (F.A.V.). Bajo la dirección técnica de Ray Geddes y Roy Lunn fueron convocados los proyectistas Eric Broadley de Lola, John Wyer de Aston Martin y Ritchie Ginther como piloto de pruebas. El primer automóvil fue el GT-40 diseñado sobre la base de un Lola. Se lo equipó con un motor Ford de 8 cilindros en V de 4.200 cm’y 350 CV que debutó con un abandono en los 1000 km de Nürburgring de 1964. Ya en 1965 comenzaron los éxitos con el triunfo en las 24 horas de Daytona y el segundo puesto en las 12 horas de Sebring. La versión Mkll de 1966 con motor de siete litros de cilindrada repitió el éxito de Daytona y agregó triunfos en Sebring y Le Mans. En 1967 se llegó a la versión Mkl V que se adjudicó Sebring y Le Mans. Los cambios reglamentarios obligaron a volver el GT-40 en 1968 pero equipado con un motor de cinco litros que ganó para Ford por tercera vez en Le Mans conquistando el Campeonato Mundial de Marcas. Al año siguiente el viejo G T-40 cosechó éxitos adjudicándose las 12 Horas de Sebring.


De los botes americanos al Falcon

En octubre de 1954 apareció el Thunderbird un deportivo de dos plazas al gusto norteamericano, con motor de 8 cilindros en V de válvulas a la cabeza y 4 875 cm’. Su estilo influyó en toda la línea que a partir del año siguiente se compuso de quince versiones resumidas en tres modelos básicos: el más económico denominado Mainline, el mediano Customline y el más caro, el Fairlane todos equipados con diferentes motores V8 y seis en línea.

En 1956 se puso a la venta una parte del paquete accionario y en 1957, buscando atraer la clientela de General Motors se fundó la Edsel División y se fusionaron las divisiones Lincoln y Mercury. El resultado fue la creación de un nuevo modelo denominado Edsel con el que se quiso reemplazar al Mercury pero el proyecto no fue muy bien recibido por el público y se consideró un fracaso. En tres años, se fabricaron solamente 110.847 ejemplares. No obstante, en 1949 la Ford celebró sus primeros 50 millones de automóviles construidos con la presentación de la serie Galaxie y a partir de ese momento, la lucha desatada por los otros dos grandes de la industria norteamericana, General Motors y Chrysler sumado a la penetración en el mercado americano de los productos europeos, decidió a presentar el Falcon el 8 de octubre de 1959. La idea del nuevo tipo compacto fue la de ofrecer un automóvil más chico y económico, justificando sus reducidas dimensiones como el logro técnico de concentrar en un espacio todas las cualidades de un vehículo de dimensiones usuales.

En 1964 a fin de reactualizar la línea de automóviles deportivos iniciada con el Thunderbird se presentó el Mustang que resultó un éxito extraordinario y del que llegaron a venderse más de 500.000 unidades en un año, contribuyendo al rejuvenecimiento de la imagen de la fábrica. El Mustang fue obra del ingenio creador de Lido (Lee) lacocca convertido en vicepresidente y gerente general de la sociedad.

También se debe a lacocca el lanzamiento del Continental de la Lincoln Division en 1968. Se trataba de un automóvil más lujoso que el Mercury pero sin llegar a la categoría de los Lincoln. Posteriormente, las ventas de los Lincoln comenzaron a declinar a medida que aumentaban las del Continental como resultado de la nueva política de Ford de adaptar la producción de acuerdo al gusto del público. Esta tendencia llevó a la presentación en 1970 del Pinto, un subcompacto de cuatro cilindros que resultó muy exitoso.
La gama de los años '70 se componía del Pinto, el Maverick, un compacto con motores de seis cilindros o V8, el Torino un intermedio derivado de la serie Fairlane y los grandes Custom, Galaxie y LTD, pasando por el Mustang y el ya no tan deportivo Thunderbird. Toda la línea incluía varios tipos de motorizaciones con diferentes potencias así como también distintas carrocerías.
En la década del ’80 Ford adquirió el 25 por ciento del paquete accionario de Toyo Kogyo, fabricante de los Mazda, lo que le permitió proponer en el mercado vehículos pequeños construidos en Japón con su propia marca tales como el Laser y a partir de este año el Festiva y el Probe. Asimismo, provenientes de sus subsidiarias en Europa (Gran Bretaña y Alemania), recibe los diseños de autos medianos como el Escort y el Taunus. Por otra parte, la cupé Sierra se vende en los Estados Unidos como Merkur XR4Ti con motor 2.3 litros. Para los amantes de las grandes limusinas quedan todavía en catálogo los LTD Crown Victoria equipados con un gran motor V8 de 4,9 litros, o el Thunderbird con motores de cuatro cilindros en línea, V6 o V8. El Mustang que se mantiene en producción fue presentado en 1978 con características más lujosas y algo menos deportivas que las propuestas por lacocca.
Paradójicamente, el coloso americano que conquistó el mercado europeo con sus modelos, se ve obligado ahora a recibir la influencia de la producción de sus subsidiarias en la Comunidad Económica Europea

<< Regresar

Henry Ford (1863 - 1947)
Fundador de un imperio automovilístico.
 
Replica del local donde salieron los primeros Ford, algunos de los que se encuentran al frente.
 
El modelo A de 1903